Traductor

Busca más poemas

jueves, 5 de julio de 2012

Oscuridad Y Frío


Oscuridad y Frío

Estaba oscuro, muy oscuro, no veía ni un poco de luz, había frío, mucho frío, no lograba encontrar una fuente de calor, oscuridad y frío eran mi compañía, compañía que no me abandonaba, impidiéndome saber si era de noche o era de día.

La oscuridad era todo lo que veía; el frío, era todo lo que sentía, y aquí estaba yo sin saber, sin darme cuenta de todo lo que me perdía.

Me perdía de tu luz, me perdía de tu calor, pero como saberlo, si yo no te conocía, me la pasaba soñando con un día diferente, con que algún día la luz vislumbraría, y alguna fuente de calor yo encontraría.

Fue un día en que imaginaba hadas volando en mi oscuridad, cuando logré ver un punto de luz, pensé que las hadas existían, que ese punto hasta mi volaría, pero el punto no voló, y sin embargo se movía.

Paso a paso, cada vez más cerca, paso a paso, cada vez más grande, despertaba en mi una sensación que poderla describir imposible parecería, paso a paso, cada vez más clara, paso a paso, tu luz me cubriría, y sin llegar a darme cuenta, paso a paso, tu luz de calor me cubriría, fue muy rápido, fue repentino, y fue demasiado el tiempo que te esperé, no sabía que te necesitaba, hasta que contigo me topé.

Mi mundo ese día cambiaría, la oscuridad se acabaría, la luz mi corazón alumbraría, y al frío de mi alma calentaría. Pero no fue mucho lo que duró la sensación, que en mi corazón tu llegada provocaría, pero fue mucho lo que me ayudó a descubrir: que otro ser provocar estos sentimientos podría.

Ahora que no estás a mi lado, mi corazón descubrió que llegará aquel que será el indicado, sabe que su oscuridad y frío no serán para siempre, y está en espera de que llegue alguien y lo aliente, mientras tanto seguirá soñando, seguirá viendo hadas volando, para poder el tiempo ir pasando, esperando que un día la oscuridad el frío no construyan su reino en tus dominios.